sábado, 1 de noviembre de 2008

1 de noviembre


El 1 y 2 de noviembre son unas fechas importante en las tradiciones de los mexicanos y ni qué decir de los campechanos, se recuerda el día de todos los santos y los fieles difuntos.

Se realizan algunas cosas significativas como poner un altar de muertos, proveniente de ceremonias y rituales de nuestros ancestros y se recuerda a nuestros seres queridos con flores, veladoras y misas en los panteones.

En lo particular recuerdo con amor y cierta melancolía a mi padre, pues además de ser ahora parte del altar de muertos, el 1 de noviembre es el aniversario de su nacimiento. Por este motivo dicha fecha siempre ha sido significativa para mi familia, creciendo la importancia todavía más al nacer mi querido sobrino Alvarito también en este día.
Todos los primeros de noviembre, como siempre es inahábil en Campeche, se convirtió en costumbre familiar ir a Hecelchakan, el poblado de donde era mi papá y toda su familia, para comer en casa de mi tía (su hermana) llevar pibipollo, estar ahí todo el día hasta el anochecer, quedarnos a cenar panuchitos o chocolate con pan y regresar ya muy entrada la noche.
Este año, recordando todo esto, iremos a Hecelchakan, donde mi tía nos espera con ricos pibipollos.

Hoy quiero recordar a mi padre, dejando una foto que me gusta mucho.

Los abrazo y les dejo besos de hadas.
Image Hosted by ImgeShack.us

5 comentarios:

Martha Colmenares dijo...

Muy interesante la entrada. Pasaba para actualizarme con tus temas.
Abrazos

Ivy Miranda dijo...

Que foto tan linda y que recuerdos tan maravillosos y además ya me antojaste el Pibipollo y los panuchos, mmmh!!!

Recibe un abrazo enorme!

tnf25 dijo...

Una tradicón que seguro sera mas bella entonces para tí...y bueno no puedo dejar pasar el decirte como se me antojo el pibipollo!!!

abrazos

amigoplantas dijo...

Me encantan los besos, palabrita.

En España hay mucha costumbre de adornar los cementerios ese día

Para mi, cada vez que me acuerdo de mi padre o de mi madre inmediatamente me acuerdo de Dios, no sé qué puedo hacer mejor que eso

Anónimo dijo...

Hermoso lo que aquí escibes, me gustó mucho y gracias por tu comentario en mi blog, espero que cuando te envíe el siguiente post te guste. Ahí hablo de dos personas específicamente importantes para tí. Sabes que te amo muchísimo. Nunca me cansaré de decírtelo. Besotes.